Agradeciendo a Dios en tiempos difíciles

Agradeciendo a Dios en tiempos difíciles

Algunos de ustedes han tenido un año difícil. Has soportado tu parte de crítica. Tal vez has perdido un trabajo. Tal vez estás pasando por una mala racha en tu matrimonio.

Ahora viene el Acción de Gracias. ¿Podemos dar gracias a Dios aún cuando los tiempos son difíciles? Sí, podemos.

1 Tesalonicenses 5:18 dice,"Dad gracias en todas las circunstancias, porque ésta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús" (NVI).

Este versículo no dice dar gracias por todo. Dice que hay que dar gracias en cada circunstancia. Lo veo malinterpretado todo el tiempo.

No tienes que dar gracias por el mal del mundo. La Biblia no nos dice que estemos agradecidos por el mal.

Pero en toda circunstancia, por muy mala que sea, puedo dar gracias a Dios porque. . .
  • Su propósito es más grande que mi problema.
  • Él me dará el poder para superar mi problema.
  • Sé que creceré a través de la experiencia si permito que Dios me ayude a crecer.
  • Puede que no esté agradecido por el mal, pero puedo estar agradecido a pesar del mal.
¿Cómo puedes estar agradecido cuando has perdido tu trabajo, tu salud o tu cónyuge? No miras lo que has perdido, sino lo que tienes. Y te queda mucho.

¡Estás vivo, por un lado!

Así que la pregunta es: ¿Qué estás dando por sentado? ¿Tu salud? ¿Tu libertad? ¿Tus relaciones?

Hay una vieja canción que dice:"Cuenta tus bendiciones, diles uno por uno". Tenemos que hacer eso. Necesitamos hacer listas de lo que estamos agradecidos por nuestras familias, nuestros amigos, nuestros ministerios, cualesquiera otras razones por las que estamos agradecidos.

Cuando los tiempos son difíciles, es cuando necesitas recordar todo lo que Dios te ha dado.

Convertirse en una persona verdaderamente agradecida puede ser el cambio más saludable que realice en su vida durante todo el año, mejor que cualquier dieta o plan de ejercicio que empiece.

El amor no es la emoción más sana que existe: la gratitud lo es. Cuando estás agradecido a pesar de tus circunstancias, eres más resistente a la enfermedad y al estrés.

Además, no puedes encontrar la voluntad de Dios para tu vida cuando eres desagradecido. Lea 1 Tesalonicenses 5:18 otra vez. "Da gracias en todas las circunstancias, porque esta es la voluntad de Dios."

Si no estás viviendo una vida agradecida a pesar de tus circunstancias, estás fuera de la voluntad de Dios. Es así de simple.