¿Debería dejar mi Iglesia porque no me ayudó en mi necesidad?

¿Debería dejar mi Iglesia porque no me ayudó en mi necesidad?

Cada iglesia tiene sus fallas, y cuidar a los necesitados es una de esas áreas donde una iglesia puede fallar. 

Es evidente que la iglesia primitiva en el Nuevo Testamento respondía a las necesidades de aquellos dentro de la iglesia (Hechos 2: 44-45; 4: 34-37), (Hechos 11: 27-30).

Ellos ministraron a las necesidades de sus viudas (Hechos 6: 1-8).

El ministerio a los necesitados era una prioridad para los apóstoles (Gálatas 2:10, ver también 1 Timoteo 6: 17-19).

Una de las principales razones por las cuales la iglesia debería caracterizarse por la generosidad es porque servimos a un Dios que da, un Dios que dio a su Hijo unigénito (Juan 3:16), y que nos da todos los buenos dones (Romanos 8: 31- 32; Santiago 1:17; 1 Timoteo 6:17 ).

La necesidades que deben ser cubiertas

Basado en las enseñanzas de Pablo en 1 Timoteo capítulo 5, creo que hay unas pocas mujeres a quienes la iglesia debería apoyar regularmente y consistentemente (Pablo lo llama ponerlas en la lista - 1 Timoteo 5: 9-10).

Pero esto es una lista pequeña si seguimos lo que él ha establecido (ver 1 Timoteo 5: 3-16). Las mujeres más jóvenes deben casarse, y las que tienen una familia deben ser cuidadas por sus familias.
Habiendo dicho todo esto, no encuentro ningún pasaje en la Escritura que instruya o aliente a un creyente a abandonar su iglesia porque no ha cumplido con sus necesidades.

¿Debería abandonar mi iglesia?

De hecho, las razones por las cuales uno debería abandonar una iglesia son pocas. Sé de situaciones en las que un fiel miembro de la iglesia se ha sentido obligado a dar una porción de sus diezmos y ofrendas a iglesias fuera de su iglesia local para que algunas de sus ofrendas ministren a los pobres.

Creo que esta puede ser una situación en la que su iglesia no ha tomado sus obligaciones financieras lo suficientemente en serio.

Si este es el caso, entonces creo que es su responsabilidad compartir humildemente su situación con los líderes de la iglesia, e informarles que otros en la iglesia han tenido una experiencia similar.

Incluso les compartiría que esto los motivó a considerar abandonar la iglesia, pero decidieron quedarse el mayor tiempo posible.

Puedes ser usado por Dios para hacer que la iglesia reconsidere sus obligaciones, y esto sería para la gloria de nuestro Señor Jesús.