Home Top Ad

Como conocer la voluntad de Dios

Share:
Como conocer la voluntad de Dios

Saber como conocer la voluntad de Dios en situaciones específicas es a veces difícil. La gente quiere que Dios les diga específicamente qué hacer: dónde trabajar, dónde vivir, con quién casarse, etc.

Dios raramente le da a la gente información que sea directa y específica. Pero la clave para conocer la voluntad de Dios se encuentra en:

Romanos 12,1-2: “Os ruego, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto espiritual. No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestra mente, para que probando podáis discernir cuál es la voluntad de Dios, qué es bueno, aceptable y perfecto”.

Este pasaje nos dice que la obediencia a Dios es de suma importancia. Debemos ser “sacrificios vivientes” para Él, ofreciéndole todo lo que somos, pensamos y sentimos, la esencia del mandamiento más grande: amar al Señor con todo nuestro corazón, mente y fuerzas (Mateo 22:37).

También necesitamos rechazar deliberadamente las voces que son contrarias a las suyas: “No os conforméis a este mundo”.

Nos será difícil determinar la voluntad de Dios si estamos tan envueltos en una cultura impía que nuestro pensamiento está distorsionado.

Pablo explica que nadie conoce los pensamientos de un hombre excepto el espíritu del hombre (1 Corintios 2:11-16).

A los creyentes se les ha dado el Espíritu de Dios, y Él puede enseñarnos los pensamientos y la voluntad de Dios. Pero no podremos escucharlo si nuestras mentes están llenas de preocupaciones mundanas.

Para poder conocer la voluntad de Dios, debemos estar tan sometidos a Su Espíritu que podamos escucharlo cuando nos habla y guía.

El poder determinar la voluntad de Dios en una situación está influenciado por nuestro esfuerzo por someternos a Él y obedecerle. Pero también es cuestión de práctica.

No deberíamos estar tan ansiosos por hacerlo exactamente bien que estemos demasiado paralizados para actuar.

Dios sabe cuando estamos tratando y Él es más grande que nuestros errores. Él puede redimir cualquier cosa que hagamos mal. Y el simple acto de acercarse a Él a través de la obediencia y la oración cosechará sus propias recompensas.

No hay comentarios