Home Top Ad

¿Por que Dios es tan egoista?

Share:
¿Por que Dios es tan egoista?

Su acercamiento con Dios siendo el Creador es el correcto. Como creador tiene derecho a ser honrado y obedecido. De hecho, no hay otro candidato para ese puesto.

La Biblia nos dice que debemos adorar solo a Dios, y también que no hay otro dios al que adorar (Deuteronomio 4:35, 39, Isaías 44:6, Isaías 45, Hechos 4:12).

Cada otro dios es algo que la gente inventa para sí misma (Jeremías 16:20, Romanos 1:18-25, Hechos 19:26, Gálatas 4:8). Por supuesto que Dios no va a estar contento de que sus criaturas salgan corriendo a inventar otros dioses para adorar!

Ciertamente, a veces puede parecer que Dios es egoísta al sugerir que debemos creer en él y no en ningún otro. Pero debemos tener cuidado cuando pensamos de esta manera de no hacer que parezca que Dios es una alternativa entre muchas que existen.

Dios es la única alternativa que existe. Por lo tanto, es por nuestro propio bien que él nos ordena que pongamos nuestra confianza y esperanza sólo en él. No hay otra manera. (Juan 14:6, Hechos 4:12).

Sólo hay un cielo, y Dios es el dueño. La gente que llegue a ir allí será la gente que confía en el Dios que lo posee y confía en su manera de llegar allí. Jesús es la puerta al cielo (Juan 10:1-7).

La Biblia dice que aquellos que quieren confiar en otros dioses no están eligiendo una opción válida entre muchos, sino que simplemente están rechazando el camino de Dios y poniendo su confianza en algo que les parece mejor, pero que no tiene poder para salvarlos.

Otro enfoque a tomar es el de Dios como el Salvador. La gracia salvadora de Dios al enviar a Jesús a morir por nosotros demuestra su gran amor por nosotros. Somos tan valiosos a sus ojos que envió a su Hijo a morir por nosotros (Juan 3, 16-17).

Eso exige una respuesta por nuestra parte. Dios nos ha mostrado el alcance de su amor y nuestra única respuesta es arrodillarnos hacia él (Fil 2, 1-10).

Tus amigos necesitan darse cuenta de que este es el Dios que tenemos, les guste o no. Mirar al cristianismo es descubrir al Dios que está allí y no inventar al Dios que queremos.

En conclusión, la pregunta a la que todos nos enfrentamos es: "¿Estamos dispuestos a inclinarnos ante este Dios? Mi respuesta es "Estarías loco si no lo hicieras".

No hay comentarios