Home Top Ad

¿Quien es un verdadero cristiano?

Share:
¿Quien es un verdadero cristiano?

Un verdadero cristiano es una persona que ha nacido de nuevo (Juan 3:3-8). Sólo aquellos que han sido regenerados por el Espíritu de Dios son cristianos verdaderos (Tito 3:4-7).

Por supuesto, esto plantea la pregunta, “¿Qué significa nacer de nuevo?” El Apóstol Juan responde a esta pregunta con gran detalle en su primera epístola.

Las siguientes cuatro marcas estarán presentes en todos aquellos que han nacido de nuevo. No todas las cuatro marcas estarán presentes en el mismo grado, pero todas estarán presentes en alguna medida en todos los verdaderos cristianos.

1. Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo (Mesías) ha nacido de Dios, y por lo tanto es un verdadero cristiano (1 Juan 5:1)

La fe en Jesucristo, que es Señor y Salvador, es el instrumento a través del cual recibimos la salvación.

Primera de Juan 5,4-5, dice: “Porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Efesios 2:8-10 dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe. Y esto no es obra tuya; es un don de Dios, no un resultado de las obras, para que nadie se jacte. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano, para que anduviésemos en ellas”.

2. Todo aquel que practica la justicia ha nacido de Dios (1 Juan 2:29)

Esto no es arrogancia o mera justicia externa, sino justicia que es el resultado de haber nacido de nuevo. Nuestras buenas obras no nos salvan, pero son la consecuencia inevitable de haber sido salvados.

Los verdaderos cristianos son nuevas creaciones y tienen corazones y deseos nuevos que los llevan a perseguir la santidad y a hacer buenas obras por amor a Dios (2 Corintios 5:17; 1 Pedro 2:12).

Como un buen árbol da buen fruto, un verdadero cristiano dará buenas obras para la gloria de Dios (Mateo 7:15-20).

3. Todo el que ha nacido de Dios amará a Dios y amará a los hermanos (1 Juan 3:14)

Por hermanos, Juan se refiere a la iglesia (es decir, compañeros creyentes en Cristo). Aunque a un cristiano se le ordena que ame a toda la gente, ellos tendrán un afecto especial por aquellos que son creyentes (Gálatas 6:10).

Aquellos que aman a Dios amarán a aquellos que aman a Dios. Hay un vínculo entre los verdaderos creyentes que es más profundo que la sangre (Marcos 10:29-30).

4. “Todo el que ha nacido de Dios no sigue pecando, sino que el que ha nacido de Dios le protege, y el maligno no le toca” (1 Juan 5:18).

Esto no significa que los cristianos no pecan. Lo hacen. De hecho, se nos dice que si confesamos nuestros pecados, Dios es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad (1 Juan 1:8-9).

Lo que Juan está diciendo es que el pecado no es la influencia dominante en la vida de un cristiano.

Un verdadero cristiano no puede continuar mucho tiempo en un patrón de pecado sin la convicción del Espíritu Santo y/o la disciplina amorosa de Dios (Hebreos 12:5-11).

Ningún cristiano está contento y en paz con el pecado que queda en sus vidas. En cambio, es visto como una gran carga para ellos y el Espíritu de Dios, que mora dentro de ellos, hace una guerra continua contra la naturaleza pecaminosa (Gálatas 5:16-25).

En conclusión, un verdadero cristiano es alguien que ha nacido de nuevo por el Espíritu de Dios. Ellos creen que Jesús es el Mesías, Dios en la carne, que vino a la tierra para salvar a los que creen en Él.

Como resultado de nacer de nuevo y recibir corazones nuevos, un verdadero cristiano ama a Dios y a la iglesia.

Un verdadero cristiano no es dominado y controlado por la naturaleza pecaminosa, sino que hace la guerra contra el pecado con el poder del Espíritu Santo y persigue la justicia y la santidad para el amor y la gloria de Dios.

No hay comentarios